The bad batch (2016)

En un futuro distópico la actriz Suki Waterhouse camina con sus Reebok Freestyle sobre un desierto de pobreza y canibalismo.

Primero de todo hay que recalcar que no es una película comercial al uso, The Bad Batch se podría encontrar entre esas historias extrañas y surrealistas del cine independiente si no fuera porque el elenco es envidiable.

Junto a la bellísima actriz inglesa Suki Waterhouse le acompañan Jason Momoa (Game of Thrones) y Keanu Reeves (Speed, Matrix). Completan el reparto Giovanni Ribisi (Saving private Ryan) o el mismísimo Jim Carrey (Ace Ventura, The Mask).

Con un ritmo lento y cansado nos encontramos con la protagonista huyendo de unos caníbales y refugiándose en un campamento de defenestrados liderado por un cacique de lo más peculiar. Conforme avanza en su búsqueda de venganza por la desgracia sufrida va conociendo a extraños personajes hasta un final del que podíamos esperar más.

Pero no es la crítica de la película lo que nos trae aquí. Se trata de toda una película en la que la señorita Waterhouse va ataviada con unos shorts amarillos y unas Reebok Freestyle blancas y desgastadas. Podemos ver como a lo largo de todo el metraje se la ve caminar por el desierto, en ocasiones sin rumbo, arrastrando los pies entre las dunas. Y son muchos los primeros planos de las RFH que se advierten en todo momento.

De nuevo es una grata sorpresa la que nos encontramos en una película poco conocida en el star system y de la que jamás esperaríamos encontrar un diseño de vestuario que incluyera unas Reebok Freestyle como parte de la historia.

Fuente: The Bad Batch Imdb